Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Elecciones’ Category

Cuando Hillary aún estaba en la carrera de las internas demócratas, hizo referencia al asesinato de Robert Kennedy para justificar sus ilusiones de alcanzar la candidatura presidencial, sin importar la ventaja de delegados que Barack Obama tenía sobre ella. Gary Coleman, el mini Obama, salió a la defensiva:

(más…)

Read Full Post »

Macri asumió la jefatura de la ciudad. Adelanto exlusivo de elGIRO: la remera que será furor en cuatro años con la típica frase argenta.

 

Remera PRO!

Los trabajadores del canal Ciudad Abierta y de la Guardia Urbana ya pidieron las suyas.

¿Va a estar bueno Buenos Aires?

Read Full Post »

A pesar de todo

Consideraba ayer, horas antes de las elecciones, si habría segunda vuelta o no. Contaba con mi intuición y la poca información que conseguí desde Capital. Había andado por acá y por allá preguntando por quién votaba cada cual, y además de enterarme de que prácticamente nadie votaría a Cristinita, supe del rechazo visceral que todos los consultados experimentaban por ella. A partir de allí y aunque sabía que los porteños eran un tema aparte, confiaba en el milagro de la segunda vuelta, y empezaba a saborear la pimienta de estas desabridas elecciones. Al final Cristina ganó en primera vuelta con el 44.6% de los votos. De todas formas el clima se puso un poco más entretenido, probablemente por las irregularidades que alargaron la votación, y también porque los resultados ya no eran encuestas sino votos.
La autocrítica vino enseguida, cuando volví a consultar el voto de la gente. Las mismas personas que habían destilado odio por Cristina, durante el último tramo del mandato de Kirchner y la campaña electoral, me dijeron que votaron por Cristina. Aún no conocía los resultados por boca de urna, pero ya lo sabía: Cristina era la próxima Presidenta de los argentinos. Si la gente que más la detestaba la había votado, era claro que no quedaban electores por conquistar, Cristina había ganado indiscutidamente.
Loco, descreído de todo, sólo me dediqué a ver como un noticiero amarillista subía los ánimos con un reloj enorme en la pantalla. 18.10, 18.45, 18.46, ¡Todavía no estaban los resultados de boca de urna! A las 19, como habían prometido, cantaron el resultado: 44.6%. A último momento, mis fuentes consideraron que Carrió llegaba a segunda vuelta y que había que impedirlo porque no la apoyaba nadie y no iba a poder terminar su mandato. Una democracia tan endeble como la nuestra  tenía que estar por encima de defectos como la arrogancia, las mentiras y la corrupción que encontraban en la futura mandataria. “Sabe gobernar”, me dijeron.

 

Read Full Post »

Esperando al Príncipe Azul

Así siento que está mucha gente: esperando al Príncipe Azul. Se nota cuando no saben a quién van a votar, y cuando no se interesan por la oferta real de candidatos. Lo más común es que automáticamente se excusen diciendo que nadie vale la pena, pero lo cierto es que nunca se molestaron en averiguar cuáles son los candidatos y qué proponen. No hay que ser muy lúcido para comprender entonces que estas personas desean que aparezca alguien que sea tan perfecto que todos hablen de él, y que tenga los suficientes millones para hacerse conocer con publicidad, porque ¿De que sirve que exista sino lo conocemos?Desean al Príncipe Azul de los candidatos, al hombre sin fallas, lleno de carisma y principios, equipos y fortuna. Un candidato al cuál entregarse para toda la vida inclaudicablemente. Un líder.

Las personas que así piensan saben muchas cosas sin saberlas, es decir, sin poder justificarlas. Por ejemplo la gente repite que no hay ningún candidato y ningún partido que valga la pena. Y en la Argentina esto es muy cierto, todos están plagados de vicios. Pero lo cierto es que se presenta la elección, cada cuatro años, para todo: Presidente, Gobernadores, Senadores, Diputados, Concejales y Bla Bla Bla.
Hay que elegir, porque de todas formas alguien va a asumir y sus decisiones afectarán nuestras vidas cotidianas. Desde el precio del tomate, pasando por nuestros sueldos, a los casos de corrupción y el clima democrático.
Hay que aceptar la realidad, ¿Es de una persona madura esperar al Príncipe Azul?
Y no estoy tergiversando el punto de vista, al punto de volver lo blanco negro. No somos víctimas del sistema, pobres ciudadanos que no tienen a quién votar. Hagámonos cargo: el Príncipe Azul no existe. Tenemos que elegir a uno de entre nosotros, una persona común que esté comprometida y dedicada a la política, y que sea lo mejor. Salú!

Read Full Post »