Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 noviembre 2007

Deschavado en un bar

La otra noche estaba en un bar por Plaza Serrano, en Capital federal. Estaba ahí, tomando una cerveza y haciendo tiempo. En la primer mesa que estaba frente a mí, había una pareja de jóvenes muy alegres. Los escuchaba reír, regocijados. Los dos eran frescos, lindos. Él parecía más grande, pero ninguno pasaba los treinta. Se notaba que tenían un buen pasar y que estaban a la moda en todo sentido; los problemas que podían tener, me los imaginaba simples y de fácil solución. Simpáticos con la camarera, he de reconocer que sentía afinidad por ellos.

Estaban en eso, cuando uno de esos chicos que salen a mendigar y venden baratijas por monedas les arruinó la velada y más. El pibe, pasó inocentemente por la mesa de esta pareja para ofrecerle una estampita, se detuvo, saludó al joven con confianza y le dijo: “ehh, winner, que linda chica que tenés al lado!, nada que ver con la de ayer, era un sapo”
El rostro de la chica se transformó en una mueca de disgusto. El pibe se fue como si nada, y ella “shockeada”, totalmente descentrada, permaneció mirando fijamente a su acompañante, muda, durante un minuto, hasta que él le tocó el brazo y lo rechazó con violencia: “pero qué te pénsas vos, pendejo de mierda” “pero no, lauchi, no se que mierda dicen estos pendejos” “¿pero vos te pensas que yo soy boluda? ¿Asique anoche no salimos porque te dolía la cabeza y estabas cansado?”, nadie perdía bocado: Desde la barra, desde las mesas, y parados los camareros, todos miraban.
Hecha una furia se lanzó hacia la calle, paró un taxi y desapareció de nuestra vista.
Él atribuyó su pesar a los mocosos: toda la responsabilidad recaía en otros. Si el dueño del bar, los putos camareros, no hubieran dejado entrar a esos pillos, nada de lo que pasó, hubiera pasado. No importaba que él había posibilitado el inocente deschave engañando a su novia primero, exponiendosé en un lugar público después. No, lo que pasó ahí no debió haber pasado, esos niños no debían estar ahí. Un azar contrapuesto podría haber cruzado en su camino a algún amigo o pariente de su novia, pero en cualquiera de esos casos asumiría su responsabilidad y aceptaría las consecuencias. Pero lo que ahí pasó, no debió haber pasado, no, la sociedad estaba mal.
Todo esto lo supe cuando minutos más tarde se lo explicó agitado al encargado del local, exigiéndole que no dejara pasar más a esos chiquillos, que no siguiera contribuyendo al degrado de nuestra sociedad.

Read Full Post »

¿De qué sirven las miles de notas que los medios tradicionales han instalado tras la muerte de tres jóvenes por el consumo de éxtasis? ¿De qué sirven los informes de Ronnie Arias haciendo rotations por diferentes fiestas electrónicas y riéndose con complicidad cuando alguien le responde que está durísimo? Por qué se consumen con gusto los informes al mejor estilo Chiche Gelbung en los que un locutor con voz tenebrosa nos alerta: “Si su hijo va a fiestas electrónicas, toma mucha agua y vuelve con gafas oscuras, es probable que se drogue”. ¿No se puede abordar mejor este tema? Quizás sea mucho pedir en una sociedad que prefiere tomar posiciones contundentes respecto al aborto antes de apoyar la educación sexual en las escuelas.
 

(más…)

Read Full Post »

¿Cada vez más snobs?

Uno de los violinistas más famosos en los Estados Unidos, Joshua Bell, se puso a tocar en la estación de un subterráneo de Washington, con un violín stradivarius de 3 millones. Recaudó 15 dolares y sólo dos o tres personas se detuvieron a escucharlo.
Washingtonpost.com había organizado el experimento para ver cómo reaccionaba la gente. Lo gracioso es que el video publicado en el sitio fue un éxito.
¿Estaban tan apurados como para no apreciar su música, no aprecian las música, o simplemente eran Snobs?
Diganme ustedes qué creen que hubieran hecho, quizás ahí esté la respuesta.

Read Full Post »